Documentación técnica de una pantalla LED.

Cuando se quiera comprar un display LED, ya sea para interior o exterior, para publicidad, para tiendas, deporte, alquiler o información, es primordial preguntar, obtener y comprender al detalle las especificaciones técnicas del producto. Esta documentación tiene que incluir como mínimo elementos esenciales como la dimensión de la pantalla (en milímetros o centímetros) con y sin la posible estructura de revestimiento, además de indicar las dimensiones del módulo de base sobre el que monta la pantalla, la definición gráfica (el número de píxeles horizontales por el número de píxeles verticales), la distancia real entre píxeles (o más bien entre el centro de un punto rojo, verde y azul y el centro del más cercano), la resolución (el número de píxeles por m2, que depende de la distancia entre píxeles), el tipo de led utilizado (si es SMD o tradicional), la luminosidad (expresada en NIT o candelas por m2, que debe ser superior a 5000 NIT para uso externo), el grado de protección IP (que tiene que ser 65 para uso externo) y el ángulo de visión horizontal y vertical. Además de estas informaciones básicas tendrían que figurar otras muy importantes para entender si el producto que se ofrece responde a las exigencias: el peso total de la pantalla, la fuente de alimentación necesaria (si es trifase o monofase) o el consumo eléctrico máximo y medio, son informaciones necesarias para decidir cuál será el lugar de instalación y el plan de inversión, incluyendo los costes operativos completos. En este sentido, hay que tener en cuenta también la profundidad de la pantalla y el acceso para su mantenimiento (frontal o trasero). En lo que a prestaciones de la pantalla gigante se refiere, las especificaciones que se deben conocer son la temperatura operativa (normalmente -20 ºC +55 ºC para uso externo), la humedad relativa (normalmente 10-99%), la velocidad de refresco en Hertz (los valores de más de 3000 son fundamentales para un rendimiento de calidad), el contraste (que tiene que estar ligado a un valor de iluminación externa o será de poca utilidad), el número de colores procesados (este valor indica claramente la calidad de los sistemas electrónicos de control, se obtienen 281 trillones de colores con 16bit) y la temperatura del color (entre un mínimo y un máximo). Un valor que no siempre viene indicado en la documentación, pero que resulta muy útil conocer, es la matriz de caracteres, del que dependerán la altura mínima del carácter, el número máximo de líneas de escritura y el número máximo de caracteres por línea, ya que en muchas ocasiones en las pantallas LED gigantes aparecen mensajes escritos que no se aprecian correctamente porque no se respeta la matriz. En cuanto a los sistemas de control electrónicos, deben indicarse las señales de entrada y señales de salida compatibles. Por último, es aconsejable solicitar información sobre 2 aspectos fundamentales: 1) qué tipo de certificación acompaña al producto y si el certificado lo emite el mismo proveedor o un laboratorio independiente reconocido; 2) el productor/marca de leds utilizados, circuitos integrados, tarjetas de señal y alimentación. La calidad de una pantalla LED gigante la determinan los componentes utilizados, y por este motivo hay que solicitar y obtener una información detallada sobre los leds.